2018-12-01
EL EL "VERDE" ESTÁ ENCENDIDO.

Así fue el año de Corralense en lo que respecta a fútbol mayor.

Así va culminando un año lleno de emociones para el club, alegrías, festejos, ilusiones y demás estados de ánimo que fueron pasando por el hincha.
Y se van a preguntar, ¿Por qué el "Verde" está encendido? Y nosotros tenemos varios argumentos y hechos para poder explicarlo.
Todo comenzaba en diciembre de 2017, hace casi un año, donde por octava vez consecutiva el plantel obtenía el campeonato. Pasaron los festejos, paso la Navidad y nadie descansó, todos tenían en mira un objetivo, todo el mundo sabía que Corralense estaba para "Algo más". Y así fue como se entró al Torneo Federal "C" de AFA, una cita totalmente distinta a lo que estábamos acostumbrados y con metas totalmente renovadas.
Allá por enero de este año comenzaba un sueño, sí, el de jugar el Federal. Y en aquella primera fecha nos enfrentabamos a Sp. Chazón en esa localidad y la hinchada acompañó en gran número. Esa tarde el conjunto de Peruzzi venció 2-0 al local con dos goles de Estéfano Martorana y así nacía lo que luego sería un gran torneo.
Pasó Jorge Ross, Laboulaye y Chazón en la primera ronda y Corralense finalizó puntero en su grupo. Llegaba el momento de enfrentar al Toro Club, conjunto histórico de la competencia. En la IDA parecía que el mundo se venía abajo, la dolorosa derrota en Coronel Moldes dejaba triste a la gente de Corralense y al borde de la eliminación. Pero ¿Qué pudo haber ocurrido? En una tarde de viento y un poco fresca la previa ya había empezado distinta, las caras de los hinchas que iban llegando al Estadio era distinta, la tristeza se había transformado en esperanza, daba lugar a pensar en que el milagro (o no) se podía lograr. Ante un marco de público magnífico, el verde salió a la cancha y lo dio vuelta con fútbol, con valentía y con humildad. Martorana X3, Giménez y Herrera firmaron un 5-0 inolvidable para sellar el pase a los cuartos de final.
Y otra vez de abajo, Sp. Belgrano de Almafuerte ganó en el Ruggeri 2-0 y otra vez había que lucharla ante la adversidad. Pero lejos de estar tristes, el verde estaba más vivo que nunca, y asi lo demostró llevando una gran cantidad de público a la ciudad Cordobesa. García y Giménez marcaron los goles para empatar la serie e ir a penales, donde Dellapupa definió la tanda para que Corralense juegue la semifinal del Federal.
Hasta Morteros había que viajar, el duro 9 de Julio esperaba al equipo de Peruzzi. Si bien el verde comenzó arriba, el local sacó chapa y nos venció por 4-2. Con ese panorama y sin algunos jugadores suspendidos, se jugaba la vuelta en nuestra ciudad. Cientos de almas comenzaban a llegar al "Pocito", gente de toda la zona solo para ver al gigante Cordobés. Ante un estadio colmado, Corralense pegó primero y se puso 1-0. Sin embargo, a pesar de intentar por todos los medios, no se pudo lograr la victoria y la visita cerca del final lo terminó empatando.
Se producía mezcla entre tristeza y orgullo, la gente se rompía las manos aplaudiendo al equipo. El plantel hizo un torneo maravilloso y jamás se va a olvidar lo que han hecho.
Llegaba la hora de jugar lo que restaba de la LRFS, luego de mucho tiempo en la cima, el Rey fue derrotado en semifinales, quedándose en la puerta de un nuevo título, al igual que la reserva que no tuvo suerte en la final.
Pero claro, no había descanso, los objetivos se renovaban y se buscaba la revancha.
Al Rey le habían quitado lo que le pertenecía y quería recuperarlo.
Así pasaron las fechas, con Sebastián Herrera brillante y con un equipo que deslumbró los resultados se fueron dando, al igual que a la reserva que le costó un poco más.
Llegaban los partidos definitorios, el momento en donde el gigante tenía que sacar chapa, y así fue.
Pasando a Unión y a Juventud, era hora de definir ante el último campeón. Con un Martorana contundente y una defensa férrea se logró un triunfo en Los Surgentes que dejaba al verde a un paso de la gloria. El Domingo siguiente, otra vez la gente volvió a hablar y se hizo sentir con una concurrencia muy buena.
Primero fue el turno de la reserva, quienes vencieron por penales a su par de Los Surgentes y se quedaron con el torneo.
Llegaba el plato fuerte, llegaba la primera. Con un recibimiento impresionante, los de Peruzzi salían a la cancha en busca de la gloria. Ante un partido y un rival muy duro, un Golazo de Ale Marín abrió el camino hacia el titulo que lo cerró el goleador histórico, Si, el Fefo.
De ahí en adelante todo fue delirio, todo fue alegría. Y cuando el árbitro dió el pitido final la fiesta se desató. Es que si algo le faltaba a este grupo era ser campeón invicto, jugando bien y siendo siempre el mejor.
El objetivo se cumplió, Corralense volvió a la cima y la gente está contenta.
Fue un año inolvidable, una marca imborrable y a este gran grupo se lo va a reconocer para toda la historia por el magnífico 2018.

Claro, el verde está encendido.




Volver